Muchas personas tienen en su computadora un “dual boot” con su amada distribución de GNU/Linux (cual fuese) y una instalación de Windows por necesidad y fuerza mayor.

Es bien sabido que una instalación de Windows parece tener la tendencia natural a podrirse por si solo y sin intervención externa. Tras una instalación fresca, Windows será lo único que arranque pues la MBR queda sobre escrita.

No me alarmaba la situación, pues cuando usaba Fedora reinstalaba fácilmente grub ejecutando grub-install desde anaconda (Fedoreanos ;) ), pero cuando recordé que ya no tenia esta facilidad (Arch), puse un grito de angustia en el cielo. Sin embargo luego de una tarde de intento-error, mucha investigación y sobre todo mucho aprendizaje logré restaurar grub y tener un final feliz. Expongo lo que hice en caso de que le sirva a algún otro Archer en apuros.

  • Inicié una live CD (Back Track en mi caso)

  • Creé una carpeta para montar mi partición de Arch:

mkdir /media/arch
  • Monte mi partición de Arch. En mi caso es sda2:
mount /dev/sda2 /media/arch
  • Este paso me dio mucho dolor de cabeza. Usaremos el /dev de la live CD en el /dev de la partición de Arch:
mount --bind /dev /media/arch/dev
  • Reinstalaremos Grub usando grub-install:
grub-install --recheck /dev/sda

La clave esta en usar la opción --recheck que se encargara de re-mapear la unidad, sin esta opción simplemente nos hubiese mandado a llorar con un bonito error.

sda es mi HDD, puedes revisarlo usando fdisk -l, (tenemos acceso a /dev/sda gracias al paso anterior, de lo contrario este no existiría)

Listo!! Reiniciamos y tenemos nuestro guapo Grub tal como lo dejamos.